Roma

imageSus últimos meses se sintió muy querida, te echaremos de menos. Esta preciosidad era Roma, una gata mayor, seguramente abandonada, y muy cariñosa. Llegó a nosotros muy deshidratada, desnutrida y deprimida. Era la gata más feliz del mundo cuando le enseñábamos una latita de comida húmeda y le dábamos un par de caricias.

image image image image image